Henry Chinasky Snippets

–          … hablando del sexo

–          Ninguno de nosotros sabe bien cómo usar el sexo, qué hacer con él. Para la mayoría de la gente el sexo es sólo un juguete , algo que enciendes y lo echas a correr

–          ¿Qué hay del amor?

–          El amor está bien para aquellos que pueden soportar una sobrecarga psíquica. Es cómo tratar de llevar sobre tus espaldas un cubo lleno de basura a través de una enorme riada de orina.

–          …

–          [A Cecilia le gustaba la naturaleza, los atardeceres, etc]

–          Cogí mi botella y me fui al dormitorio. Me quité los calzones y me eché en la cama. Nada estaba en armonía. La gente sólo abrazaba a ciegas lo que se le pusiese por delante: comunismo, comida natural, zen, surfing, ballet, hipnotismo, terapia de grupo, orgías, paseos en bicicleta, hierbas, catolicismo, adelgazamiento, viajes, psicodelia, vegetarianismo, la india, pintar, escribir, esculpir, componer, conducir, yoga, copular, apostar, beber, andar por ahí, yogurt helado, Bethoven, Bach , Buda, Cristo, jugo de zanahorias, Suicidio, trajes hechos a mano, viajes en jet , Nueva York y de repente todo ello se evaporaba y perdía. La gente tenía que encontrar cosas que hacer mientras esperaba la muerte. Supongo que estaba bien poder elegir…

–          ….

–          El sexo había estado bien, nos habíamos reído. Difícilmente podía recordar una temporada más cabal, ninguno de los dos exigía nada y sin embargo había un calor tierno, no había sido algo falto de entendimiento, no había sido carne muerta acoplada con carne muerta. Detestaba ese tipo de relaciones, el tipo de relaciones sexuales de Los Angeles, Hollywood, Belair, Malibu, Laguna Beach. Extraños al conocerse, extraños al despedirse. Un gimnasio de cuerpos innominados masturbándose mutuamente.Lagente amoral suele considerarse más libre, pero a menudo carecen de la capacidad de sentir o amar. Así que se hacían swingers(intercambio de pareja). Los muertos jodiendo con los muertos.No había juego ni humor en sus prácticas, era una cópula de cadáveres. La moral era restrictiva, pero estaba afianzada en la experiencia humana a través de los siglos. Algunas morales tendían a mantener a los hombres esclavizados en fábricas, iglesias y fieles al estado.Otras morales simplemente tenían buensentido.Era cómo una jardín lleno de frutas venenosas y frutas buenas. Tenías que saber cuál escoger y comer y cuál abandonar

–          …

–          La nochevieja era otra noche mala para mí

–          Las tracas se disparaban y los pijos y las bocinas sonaban y los borrachos aficionados vomitaban y los maridos ligaban con las mujeres de otros y sus mujeres ligaban con quien podían.Todo el mundo se besaba y se agarraba el culo en los baños y armarios, y a veces abiertamente, especialmente a medianoche, y había terribles broncas familiares al día siguiente.

–          …

–          Me acababa de desear “Feliz año nuevo” un idiota local de las noticias de televisión. Me disgustaba que me desease feliz año nuevo gente desconocida, ¿cómo sabía él quien era yo? Podía ser un hombre con un niño de cinco años colgado del techo y amordazado, contándolo lentamente en pedacitos

–          …

–          Las relaciones humanas nunca solían funcionar.Sólo las dos primeras semanas tenían  algo electrizante, luego los participantes perdían el interés. Las máscaras caían y las realidad aparecía: dementes, imbéciles, chiflados, rencorosos, sádicos, asesinos. La sociedad moderna había creado su propia especie y la había enfrentado entre sí. Era un duelo a muerte en un cerco sin salida. Lo más que podía esperar de una relación, decidí, eran dos años y medio como máximo. El rey Mongut de Siam tenía 9000 esposas y concubinas; el rey Salomón del antiguo testamento tenía 700 esposas; Augusto el fuerte de Sajonia tenía 365 mujeres, una para cada día del año. Sanidad en números